Divorcio en Uruguay

Publicado en Familia

 

 

Por Díaz & Rosas Abogados

 

El matrimonio se disuelve por muerte de uno de los cónyuges y por divorcio legalmente pronunciado mediante sentencia judicial. Díaz & Rosas Abogados

El divorcio se puede pedir:

1) Por causal. Díaz & Rosas Abogados

2) Por mutuo consentimiento de los cónyuges.

3) Por sola voluntad de la mujer.

 

Divorcio por causal.

El divorcio por causal se pide cuando existe alguna de las siguientes causales:

1º. Por el adulterio de cualquiera de los cónyuges Díaz & Rosas Abogados

2º. Por tentativa de uno de los cónyuges contra la vida del otro, pronunciada la sentencia criminal condenatoria.

3º. Por sevicias o injurias graves del uno respecto del otro. Estas causales serán apreciadas por el Juez teniendo en cuenta la educación y condición del cónyuge agraviado.

4º. Por la propuesta del marido para prostituir a su mujer.

5º. Por el conato del marido o el de la mujer para prostituir a sus hijos y por la connivencia en la prostitución de aquéllos.

6º. Cuando hay entre los cónyuges riñas y disputas continuas, que les hagan insoportable la vida común.

7º. Por la condenación de uno de los esposos a pena de penitenciaría por más de diez años.

8º. Por el abandono voluntario del hogar que haga uno de los cónyuges, siempre que haya durado más de tres años.

9º. Por la separación de hecho, ininterrumpida y voluntaria de por lo menos uno de los cónyuges durante más de tres años, sea cual fuere el motivo que la haya ocasionado.

10º. Por la incapacidad de cualquiera de los cónyuges cuando haya sido declarada por enfermedad mental permanente e irreversible y siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

a) Que haya quedado ejecutoriada la sentencia que declaró la incapacidad.

b) Que, a juicio del Juez, apoyado en dictamen pericial, la enfermedad mental sea de tal naturaleza que racionalmente no pueda esperarse el restablecimiento de la comunidad espiritual y material propia del estado de matrimonio.

 

Para iniciar un divorcio por causal tiene que configurarse cualquiera de las causales mencionadas, además se deberá aportar pruebas de las circunstancias que llevan al divorcio, las pruebas por lo general son documentales, testimoniales.

Para personas que se encuentran en el extranjero podrá hacerse el divorcio mediante un poder especialísimo que se le otorga al abogado patrocinante a tal efecto.

La duración del trámite de divorcio depende de la causal, por ejemplo el divorcio por riñas y disputas o separación de los cónyuges por más de tres años puede durar de 6 meses a un año.

 

Divorcio por mutuo consentimiento de los cónyuges.

En este caso los cónyuges deben comparecer ante el Juez, mediante escrito exponiendo su voluntad de separarse. El proceso se da en tres audiencias con un plazo entre las mismas de tres meses. Por lo cual el trámite suele durar un año aproximadamente desde el inicio hasta su finalización. La ventaja es que no se necesitan testigos, simplemente que los cónyuges manifiesten su voluntad de divorciarse. La desventaja es que los cónyuges no deben faltar a ninguna de las tres audiencias de lo contrario se da por terminado el proceso y no hay divorcio.

 

Divorcio por sola voluntad de la mujer.

Para que la mujer proceda a pedir juicio de divorcio por sola voluntad deben haber transcurrido dos años de matrimonio.

El trámite es largo y complejo. Primero, la mujer debe manifestar su voluntad de disolver el matrimonio mediante demanda de divorcio, el Juez hará constar en acta este pedido y en el mismo acto fijará audiencia para celebrar una audiencia en la que intentará la conciliación de los cónyuges y se resolverá la situación de los hijos, si los hubiere, se fijará la pensión alimenticia que el marido debe suministrar a la mujer mientras no se decrete la disolución del vínculo y se resolverá sobre la situación provisoria de los bienes. Si no comparece el cónyuge contra quien se pide el divorcio, el Juez resolverá, oídas las explicaciones del compareciente, sobre la situación de los hijos y la pensión alimenticia decretando en todos los casos la separación provisoria de los cónyuges y fijando nueva audiencia con plazo de seis meses a fin de que comparezca la parte que solicita el divorcio a manifestar que persiste en sus propósitos. También se labrará acta de esta audiencia y se señalará una nueva, con plazo de un año, para que la peticionante concurra a manifestar que insiste en su deseo de divorciarse.

En esta última audiencia el Juez citará a los cónyuges a una nueva audiencia e intentará de nuevo la conciliación entre ellos y comparezca o no el esposo, decretará siempre el divorcio, en caso de no conciliarse, sea cual fuere la oposición de éste. Díaz & Rosas Abogados

Siempre que la que inició el procedimiento dejara de concurrir a alguna de las audiencias, se la tendrá por desistida su pretensión de divorciarse. Por lo tanto la mujer para poder divorciarse no debe falta a ninguna de las audiencias.

 

Cabe destacar que en todos los procesos de divorcio que hemos mencionado no se dictará sentencia definitiva de divorcio si antes no se acredita que se ha resuelto la situación de los hijos menores de edad o incapaces, en cuanto a su guarda, régimen de visitas y pensión alimenticia. Esto puede hacerse en el mismo juicio y de forma provisoria mediante acuerdo entre las partes, si no hay acuerdo el juez provisoriamente resolverá sobre dichas situaciones. Díaz & Rosas Abogados

 

Setiembre 2010. 

 

Para iniciar su divorcio, comentarios o consultas a nuestros profesionales haga clic aquí.

 

Artículos relacionados